Monthly Archives: October 2011

Errores en lenguaje jurídico – IV

By | Uncategorized | No Comments

 El juez ¿revoca o anula? un acto administrativo.

Revocar es considerar nuevamente un acto para extinguirlo y eso sólo lo puede hacer su autor o un superior.-

Al decir de Rafael Bielsa, “un tribunal superior revoca el acto de un juez inferior; es una revocación de la administración de justicia, por una autoridad del mismo poder. Pero un tribunal judicial no revoca una decisión administrativa, sino que la anula, porque ella emana de otro poder. Tal es la significación jurídica. La anulación y la revocación extinguen un acto. Pero sólo revoca la misma persona, el mismo poder. El acto del más modesto intendente municipal no lo revoca, sino que lo anula el tribunal, pues el intendente no es inferior jerárquico en el orden judicial” (Los Conceptos Jurídicos y su Terminología, Págs. 119/120).-

 ¿Código de procedimientos o código procesal?

Cuando se consideraba que el procedimiento era un mero accesorio del derecho sustancial, se hablaba de “código de procedimientos”.

La evolución de la ciencia jurídica llevó al derecho procesal a adquirir personalidad propia, no inferior al de fondo, y pasó a identificarse como “códigos procesales” a las leyes que rigen esa materia. Así se los denomina actualmente.

 ¿Medidas para mejor proveer o instructorias?

En nuestros anteriores códigos procesales se facultaba al juez para ordenar medidas de prueba cuando, llegado el momento de sentenciar, advertía que las aportadas resultaban insuficientes y, sin cubrir la negligencia de las partes, era factible ordenar alguna medida que esclareciera los hechos. Era una facultad que sólo podía ponerse en funcionamiento luego de agotada la labor probatoria de las partes. Por eso se la denominaba “para mejor proveer”.

En el año 1967, el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, en su Art. 36 Inc. 2, reemplazó esa figura por otra con alcances superiores. El juez activo, atento, protagonista principal y no espectador de lo que ocurre (Morello y Otros “Códigos…”, Tº. II-A, Pág. 641), en cualquiera de las etapas del juicio, puede “ordenar las diligencias necesarias para esclarecer la verdad de los hechos controvertidos”. Así lo han adoptado también diversas legislaciones provinciales (Buenos Aires, entre ellas), en carácter de “facultades instructorias”.

Las diferencias apuntadas hacen que, actualmente, resulte impropio utilizar la expresión “medidas para mejor proveer”.

 Se tramita ¿por ante este mismo juzgado o en este juzgado?

Este tema ha sido tratado con tanta precisión por la supervisora de mi trabajo, profesora en literatura Graciela Ortenzi, que considero conveniente transcribir sus palabras:

“La frase más correcta es: se tramita en este juzgado. “En” indica lugar. Si bien la agrupación de preposiciones “por ante” es correcta, “ante” significa delante o en presencia de; es decir sólo cabría utilizar tal modismo, cuando, por ejemplo, se notifica a alguien que debe declarar “por ante el juez”. También es habitual el empleo de ese giro por los notarios: “lo hizo por ante mí”.- Pero para especificar el lugar donde tramita una causa, la preposición correcta es “en”.-

“Con respecto a la expresión: “este mismo juzgado”, “mismo” resulta redundante, puesto que al decir “este juzgado”, se supone que nos referimos a ese y no a otro.-

“En cuanto a la proveniencia de “por ante” (agrupación de preposiciones), la Real Academia Española, en su libro “Esbozo de una nueva gramática de la lengua española” explica que desde la segunda mitad del siglo XIX, comenzó a extenderse en el habla popular de España, la locución “a por” con verbos de movimiento: ejemplo ir a por agua; vengo a por ti. Aunque la conversación culta de España suele sentirla como vulgar, y procura evitarla, quizá allí se encuentre el origen de esa combinación usada por novelistas de la época. Ejemplo : “Viene un aeroplanito, mano, con motor de a de veras” (Mariano Azuela).”

Translations in Diplomacy

By | Translations | No Comments

Recently we’ve posted about Translating Fiction and the ambiguities and grey areas affecting that area of translation.   Today’s post is about diplomatic translation where ambiguities and grey areas can have dire consequences.  I found this great interview in the Moscow Times online a few days ago and thought it provided some great insight into diplomatic translation.  What I found most interesting was when the interview’s subject, Joseph Mazza a US Embassy translator, discussed the challenges of literal versus readable translated texts.  Mazza states, “the message is the most important thing, so why be distracted by unnatural constructions.”

Diplomacy is very much a human game where messages and intentions are over analyzed and deconstructed, couching one’s words in the right rhetoric is key to success and in diplomacy certain phrases are essential due to historical norms and manners.  The proper translation of these is important to maintaining diplomatic tradition.

In March of 2009, US Secretary of State Hillary Clinton was the victim of a poor translation.  She presented her Russian counterpart with a button labelled “reset” in English and peregruzkain Russian.  However peregruzkadoes not mean reset in Russian but instead it means “overload” or “overcharged.”  While both diplomats made light of the situation it certainly did not help the two countries hoping to reset strained relations.

A classic example of an (alleged) diplomatic mistranslation is John F. Kennedy’s historic “Ich bin ein Berliner!” speech.  It is often said that the culmination of President Kennedy’s speech was a mistranslation and did not mean “I am a Berliner” but instead meant “I am a jelly doughnut.”  A Berliner being a common kind of jelly filled doughnut in Germany.  However this is in fact a misconception propagated by a notable New York times op-ed and President Kennedy’s famous line was completely correct.

Recent Notable Mistranslations

By | Translations | No Comments

I’ve noticed over the past few weeks that there have been a number of prominent cases of mistranslations in the news.   There was the case of a BBC mistranslation of Lockerbie bomber al-Megrahi supposed “deathbed confession.”  Then footballer Carlos Tevez was almost fired over a mistranslation regarding whether or not he had warmed up.  (That one is especially funny because Tevez’s bilingual manager heard the interpreter’s mistake).  Even truly international organizations like the United Nations are not unaffected; the UN’s Special Adviser on the Cyprus Problem had his statement improperly translated in a local Cypriot paper, but promised to provide a better translation.

While mistranslations are of course dangerous, costly and easily avoidable if one finds a proper translator or interpreter.  They can also lead to some fairly comical outcomes as we’ve written about before.  But this one has got to be my favourite yet.  Check it out at the Metro UK.

Errores en lenguaje jurídico

By | Español, puro y simple | No Comments

¿Carnet o carné?

Han corrido unos cuantos años desde que la Real Academia Española autorizó a escribir de manera simple palabras como siquiatra, sicólogo, sicoanálisis, síquico, etc. Sin embargo la mayoría de las personas cultas continúan agregando la “p” inicial luciendo innecesario apego a la raíz griega.

Ese fenómeno también se advierte en otras palabras castellanizadas. Hay una natural desconfianza, casi un temor de escribir carné, corsé, tur, restorán, estrés, así como suenan.

 ¿Excento o exento? de un impuesto

Se encuentra exento de un impuesto quien está libre o desembarazado de su pago, y aunque esto signifique una excepción a la regla general del gravamen, exento y excepto son palabras de distinto origen, resultando incorrecta la “c” en medio del término que analizamos.-

La palabra exento es el participio pasivo del verbo eximir, y excepto deriva de exceptuar.-

 ¿Hacer una disgresión o una digresión?

La palabra “disgresión” no existe en nuestro idioma. La voz correcta es digresión, proveniente del latín digressio-onis que significa separarse de una línea o camino, por lo que se utiliza habitualmente para señalar una referencia al margen del desarrollo del tema principal, o más propiamente, “efecto de romper el hilo del discurso y de hablar en él de cosas que no tengan conexión o íntimo enlace con aquello que se está tratando” (Diccionario Real Academia Ed. 1992).-

  ¿A las 10,30 horas o a la hora 10 y 30?

Si se proveyere un pedido de audiencia fijándola para “el día 10 de mayo a las 10,30 horas” estaríamos cometiendo dos errores.-

El sistema horario que nos rige no es decimal, sino sexagesimal. Por lo tanto, resulta impropio separar con una coma las horas de los minutos.-

El otro error consiste en poner la palabra horas después de los dígitos. Esto es un galicismo. Los franceses lo hacen así con rigor: dix heures, onze heures, Etc.

La frase que nos preocupa, en correcto español, sería “a la hora 10 y 30”. También está admitido poner “el día 10 de mayo a las 10 y 30”, con espíritu de simplificación del idioma, en la inteligencia que esos “10 y 30” no pueden ser metros, ni litros, ni kilos, sino solamente un horario.

En los últimos tiempos, la proliferación de los relojes digitales, ha generalizado el uso de los dos puntos para separar las horas de los minutos (10:30), modalidad que aún no ha tenido aprobación académica pero que resulta práctica y razonable.

 ¿Otro si digo u otrosí?

La petición o aclaración que se suele colocar al final de un escrito, como accesorio del cuerpo principal, puede encabezarse con el título “otrosí”, pero nunca con la expresión compuesta “otro si”, ajena a las reglas de nuestro idioma y probable derivación viciosa de aquélla.-

Otrosí es una sola palabra, un adverbio que, desde larga data, figura en el Diccionario de la Real Academia con una primera acepción: “además”, y una segunda recogida del ámbito del derecho: “cada una de las peticiones o pretensiones que se ponen después de la principal”.-

Translating Fiction

By | Translations | No Comments

There is a new translation of the Iliad out by Stephen Mitchell and according to this WSJ article it is “daring.”  Mitchell took out 1100 lines from the Greek classic and modernized the language to make it “slicker.”

This brings up the interesting subject of translating fiction.  Fiction is open to so many interpretations that translating it so as to push one interpretation is fraught with ethical grey areas.  Obviously reading it in the original language would be ideal, but that is not practical and severely limits the number of people who could enjoy it.  In the article Mitchell is quoted as saying he could never get through the Iliad in any of the other translations so if this helps people get through it I for one am all for it!

Translating fiction has this problem, but rest assured that when it comes to your business AZ World, and all certified translators and interpreters will translate and interpret your message faithfully and honestly.

At AZ World we have translated children’s books for Orca Book Publishers and others.  Of course with children’s books the challenges of literary interpretation are not present.